Operaciones con cables: procedimientos y herramientas requeridas

28.11.2017

Para realizar distintas operaciones con cables de fibra óptica (corte, unión, fusión de fibras, etc.) se requieren herramientas especiales. Un buen ejemplo de herramental típico de un técnico de fibra óptica sería el juego de herramientas Pro'sKit PK-9458 – una maleta bastante grande que contiene diferentes peladoras de cables, crimpadoras,  destornilladores, alicates de corte, tijeras para kevlar y otras herramientas, envase y bomba para alcohol, etc. Para completar la lista de utensilios sería necesario adquirir solvente para gel hidrofóbico «D-Gel», servilletas sin pelusa, cinta aislante, pegatinas para marcar cables y otros insumos.

Al cortar el cable es necesario fijarse en el tipo de conectores y acoplamientos que se van a utilizar y observar las longitudes correspondientes de distintos elementos del cable, indicados en el manual: por ejemplo, en algunos casos es necesario dejar más largo el elemento central de fuerza para poder sujetarlo en el acoplamiento, en otros casos esto no es necesario; en ciertos casos es necesario trenzar las fibras de kevlar para sujetarlas con ayuda de tuerca, en ortos – cortarlas, etc. En cada caso particular todo esto depende del tipo del tipo de cable y modelo de acoplamiento utilizados.

Veamos más detalladamente el procedimiento de corte y acoplamiento de un modelo típico de cable de fibra óptica:

1) Antes de cortar el cable que permaneció durante mucho tiempo en el medio húmedo o cuyo extremo no estuvo sellado, es necesario cortar con ayuda de un serrucho aproximadamente un metro del cable (siempre y cuando sea posible), ya que influencia prolongada de humedad puede causar deterioro de fibras ópticas (opacidad) y otros elementos del cable. Fibras de kevlar representan un excelente vaso capilar que puede «chupar» el agua y transportarla a decenas de metros, lo que puede causar otros daños. Por ejemplo, si al lado de un cable óptico pasan cables eléctricos de alto voltaje, por las fibras húmedas de kevlar empezarán a fluir corrientes que van a calentar y evaporar el agua y, de este modo, ampollar el forro. 

2) En el caso de un cable con una cuerda independiente para colgarlo (sección de cable en forma de un «8» con la cuerda en la parte superior) se debe tener mucho cuidado al cortar la cuerda con la cizalla para no dañar el cuerpo del cable.

3) Para cortar el forro de un cable óptico se recomienda usar un cuchillo cortacables especializado, por ejemplo DVP-10ZH o similares (vea figura más abajo), no obstante también puede servir un cuchillo para cables eléctricos.

Este tipo de cuchillo posee una cuchilla con longitud ajustable que gira para todos lados y una chaveta que lo sujeta al cable. Nota importante: si es necesario calar cables de diferentes marcas, antes de cortar el forro de un cable nuevo pruebe la profundidad de corte en la punta y, si es el caso, ajuste la cuchilla para no dañar las fibras. Lo peor es cuando después de fijar el acople, al acomodar las fibras una de ellas de repente «salta» del cable porque durante el proceso de corte el cuchillo había pinchado uno de los módulos y rompió esta fibra – todo el trabajo fue en balde. 

Proceso de corte se ve así: con ayuda de cuchillo se hace un corte circular en el cable y después dos cortes longitudinales de ambos lados del cable hacía su extremo, para que el forro se habrá en dos pétalos.  

Es importante fijar correctamente la cuchilla para que profundidad de corte sea exacta: una cuchilla demasiado corta no rajará el forro y habrá que descascararlo con alicates. En el caso de cuchilla muy larga esta puede dañar los módulos o simplemente desafilarse contra el blindaje.

4) En el caso de un cable forrado con fibras de kevlar hay que cortarlas con ayuda de una cortadora de cables o tijeras especiales con cuchillas cerámicas.

No se debe cortar fibras de kevlar con ayuda de un cuchillo o unas tijeras ordinarias – kevlar rápidamente desafilara herramientas cortantes de acero. Dependiendo de estructura del acople puede ser necesario dejar las fibras de kevlar de cierta longitud para fijarlas dentro del acople – todo esto se indica en el manual de montaje.  

Si se trata de un cable diseñado para tenderlo dentro de conductos telefónicos, su blindaje consiste únicamente en la manguera corrugada metálica (para que no lo muerdan las ratas). Esta manguera se corta con un cuchillo cortacables reforzado. No obstante, en el caso de su ausencia también se puede hacer una pequeña marca con un cortatubos o con un cuchillo ordinario e ir moviendo suavemente el forro hasta desgastar y agrietarlo. Pero en este caso hay que tener mucho cuidado – metal de manguera corrugada es muy dulce y puede aplastarse en el sitio de ruptura y después, al retirarla, puede rajar los módulos y dañar fibras ópticas con bordes filosos. En general hay que reconocer que un cable forrado con manguera corrugada no es el más cómodo para trabajar.  

En el caso de los cables blindados con anillos redondos de alambre, hay que cortarlos con ayuda de cortadora de cables de 2 a 4 anillos a la vez. También se puede hacerlo con alicates de corte lateral, pero esto resulta más difícil, sobre todo si el alambre es de acero. Se debe tener en cuenta que algunos acoples pueden requerir un pedazo de blindaje para fijarlo dentro de acople. Además, en mayoría de los casos es necesario poner blindaje a tierra (incluyendo manguera corrugada).

5) Para el forro interior, más delgado, que se utiliza en algunos cables (por ejemplo en los cables con elemento central de fuerza y fibras de kevlar), es necesario utilizar un cuchillo cortacables ajustado precisamente para el grosor de este forro (similar al cuchillo para el forro externo, pero con cuchilla más corta). En este caso precisión de profundidad de corte es esencial, ya que el forro interior es mucho más delgado e inmediatamente debajo de él se encuentran los módulos con fibras. Algunos técnicos experimentados lo hacen con ayuda de un bisturí ordinario, pero entonces hay que tener la mano como la de un cirujano. También se puede utilizar para estos fines una peladora de cables coaxiales.

6) Después de quitar el forro es necesario limpiar los módulos de hilos, película plástica y otros elementos auxiliares con ayuda de toallas y D-Gel/bencina. Se puede retirar los hilos uno por uno o usar para estos fines un gancho especial afilado que poseen algunos modelos de cuchillos cortacables. Para eliminar los residuos de gel hidrofóbico se utiliza el solvente «D-Gel» (un líquido aceitoso con olor a naranjas, tóxico) o benceno (hay que tener cuidado al usar el benceno en las oficinas y otras instalaciones).

Se recomienda trabajar con guantes desechables (de caucho, plástico) para no untar las manos con gel hidrofóbico - una de las cosas más desagradables en el trabajo de un técnico. En primer lugar porque es una substancia difícil de quitar. Además, después de lavar las manos con solvente o benceno, estas algún tiempo siguen engrasadas, mientras el proceso de fusión de fibras, que viene inmediatamente después de pelado, requiere manos limpias. 

Después de retirar los hilos y separar los módulos es necesario volver a limpiar cada módulo con solvente D-Gel/benceno y secarlos con toallas humedecidas con alcohol. Algunos técnicos, para ahorrar el tiempo y esfuerzo, hacen un truco – sin haber limpiado los módulos los cortan (hacen incisiones) a unos 30 centímetros del extremo de cable y halan todo el manojo de módulos junto con hilos, agarrando el resto del cable con la otra mano. No obstante en este caso existe el riesgo de romper algunas fibras o tensarlas demasiado, lo que en adelante puede atenuar la señal en las fibras. Por eso a los técnicos sin mucha experiencia no se recomienda hacer tales maromas – en un principio hay que aprender a hacerlo correcto.  

7) A cierta distancia del extremo de cable en cada módulo (excepto módulos vacíos – después de asegurarse de que ellos no contienen fibras, hay que cortarlos por completo) se hace la incisión con una cortadora pelacables especial (aunque también se puede usar la cortadora pelacables para cable coaxial de cobre). Módulos cortados sin mayor esfuerzo se zafan de las fibras.

Proceso de corte de módulos es una operación muy sutil – hay que escoger la muesca de diámetro exacto. Una muesca demasiado grande no cortará el módulo lo suficiente para que este se zafe sin esfuerzo, mientras una muesca demasiado pequeña puede dañar las fibras. Además hay que estar pendiente del seguro-fijador, para que en el momento de corte este no obstaculice retroceso de cortadora – en este caso habrá que volver a cerrar la cortadora sobre el módulo cortado, lo que puede dañar las fibras. También hay que tener en cuenta que mientras nosotros cortamos un módulo, los demás módulos nos estorban – hay que apartarlas con la mano y a la vez sujetar el cable. Por esto en un principio se recomienda solicitar la ayuda de un auxiliar.

Existen algunos modelos de cables que poseen un solo módulo en forma de un tubo rígido de plástico que pasa por el centro de cable. Para poder quitar este tipo de módulo hay que hacerle un corte circular con ayuda de un cortatubos y romperlo con cuidado en el lugar de corte.

pipe cutter

Al retirar los módulos es necesario asegurarse de que ninguna de las fibras no se rompió y no se quedó en el módulo.  

Si la temperatura de ambiente es baja (gel hidrofóbico se vuelve espeso), módulos contienen poca cantidad de gel hidrofóbico (que actúa también como lubricante) o módulos a retirar son largos, será difícil retirarlos sin mayores esfuerzos. En este caso no se debe halarlos con mucha fuerza – además de romperlos, el esfuerzo excesivo puede estirarlos y así aumentar la atenuación en este punto. Es necesario cortar y zafar el módulo por partes en 2-3 operaciones y sin prisa.  

Longitud de fibras peladas no debe ser inferior a la indicada en el manual, normalmente entre 1,5 y 2 metros. Existen técnicos que pelan tan solo unos 15 centímetros y hasta se ingenian a fusionar las fibras. Pero el problema es embobinar las fibras después: una reserva de longitud nos da mayor margen de maniobra al colocar las fibras en el cartucho.

A veces surge la necesidad de conectarse a un cable en tránsito sin cortarlo (hacer una bifurcación). En este caso, igual que antes, es necesario pelarlo hasta módulos, pero hacerlo con más cuidado – es posible que el cable ya está funcionando. Cable se pela hasta los módulos, que con cuidado se introducen en el acople. Para esto se utiliza un kit especial compuesto por una manguera termoretractil, sujetador metálico y cola térmica – con el aumento de temperatura la cola térmica se funde y rellena el espacio entre dos cables, garantizando su impermeabilidad. El módulo que se debe bifurcar se corta, las fibras no utilizadas se vuelven a fusionar, mientras las fibras necesarias se empalman al cable bifurcador. Eventualmente puede surgir la situación cuando es necesario sacar del cable una(s) fibra, pero cortarlo no se puede a razón de comunicaciones de gran importancia que se transmiten por este cable. Entonces se utiliza el kit para corte longitudinal de módulos: en el módulo se hace un corte longitudinal, se sacan las fibras, se limpian de gel hidrofóbico y se clasifican. Las fibras que se van a utilizar se cortan y se empalman al cable bifurcador según el esquema, mientras el resto de las fibras (sin cortarlas) se guardan en el cartucho.

Fibras deben estar limpias de lubricante hidrofóbico – hay que hacerlo con mucho cuidado y comprobar que ninguna de ellas no está rota. Es una situación muy lamentable, cuando después de cortar, ordenar y fusionar las fibras una de ellas se rompe en el punto de salida del cable y hay que volver a repetir todo el proceso. Sobre todo si los cables se encuentran en el uso y cada demora genera grandes pérdidas.

damaged fiber Fibras ópticas dañadas a causa de procesamiento incorrecto del cable (longitud de cuchilla del cuchillo cortacables con el que se cortó el forro interior del cable fue excesiva, a razón de esto se rajaron los módulos y se dañaron algunas fibras).

8) Para retirar por completo el lubricante hidrofóbico se debe limpiar las fibras con toallas sin pelusa y alcohol. Primero las fibras se limpian con toallas secas y después con toallas humedecidas con alcohol isopropílico o etílico. Se debe observar este orden: primero las toallas secas, que retiran el grueso de gel hidrofóbico (en esta etapa alcohol no se utiliza), y después las toallas con alcohol para disolver los restos. Alcohol se evapora rápidamente de las fibras.  

Limpieza de las fibras, sobre todo sus puntas, tiene la importancia vital para la calidad de fusión – donde cuentan los micromilímetros no hay lugar para suciedad y polvo. Antes de fusionar las fibras hay que revisar el recubrimiento de las fibras, comprobar ausencia de suciedad, grietas y rupturas. En el caso de haber detectado grietas en el barniz que cubre las fibras. Es preferible no arriesgarse y volver a recortar el cable. Mejor perder unos 10 – 15 minutos de s tiempo que al final salir perdiendo todo el día.

9) Sobre los cables cortados se colocan unas mangueras termoretráctiles, que con frecuencia vienen junto con los acoples (si es un acople con tubuladura para insertar el cable). Hay acoples en los que el cable se fija dentro del acople con ayuda de caucho sin vulcanizar con hermetizante (sellador), manguera termoretractil no se emplea. Un error muy frecuente y desagradable de los novatos — olvidar colocar la manguera termoretractil. Después de empalmar el acople la manguera se coloca encima de tubuladura y se calienta con ayuda de un soplete o pistola de aire caliente, sellando y reafirmando el punto de entrada de cable al acople. En condiciones de campo es muy cómodo hacerlo con ayuda de un soplete portátil alimentado por una bombona de gas que se consigue en las tiendas con productos para acampar.  

Antes de colocar y calentar la manguera se recomienda lijar la tubulagura del acople y forro de cable saliente con una lija gruesa, para que el pegante se adhiera mejor. De no hacerlo podemos obtener el siguiente resultado:

bug

Si de todas maneras se le olvidó colocar la manguera termoretractil, le puede ayudar el collarín con cierre (conocido como XAGA).

Algunas mangueras termoretráctiles (por ejemplo de marca Raychem) tienen en la superficie unos puntos de color verde que ennegrecen al calentarlos. Color negro indica que este sitio no se debe calentar más, de lo contrario la manguera puede reventar.

Se recomienda colocar y calentar la manguera después de haber soldado el acople – si durante el proceso de fusión sucede alguna falla (por ejemplo, se rompe una fibra y toca volver a cortar el cable), por lo menos no tendrá que cortar con el cuchillo gruesa manguera y después buscar otra para reemplazarla.

10) Cables preparados se introducen al acople y toda esta estructura se fija en la mesa de trabajo. Al fijar los cables en el acople hay que seguir las indicaciones de manual — en diferentes acoples el procedimiento es distinto. En algunos casos fijación de cable en el acople es una operación bastante complicada que incluye corte de blindaje, devanado de sellante, etc.

Servicio de redes de fibra óptica

Equipo Toolboom

Reproducción de materiales publicados en la página web toolboom.com es permitida únicamente con referencia expresa e indicación de enlace para cada segmento de contenido copiado.

Referencias de clientes

Visitar chat
English Online Español Online Русский Online Technical Support Offline
Ver todo el catálogo
Carrito de compras
No hay productos en el carrito
Chat de ventas
 English online
 Español online
 Русский online
 Technical Support offline
Contactos
Teléfono:
Email:
Comparar
No hay productos para comparar
Carrito de compras
Chat de ventas
Contactos
Comparar